(240)-343-2585 info@essaymerit.com

Ceutec Investigación Bibliográfica La Perspectiva Humanista Y Existencial Ceutec Investigación Bibliográfica La Perspectiva Humanista Y Existencial Ceutec Investigación Bibliográfica La Perspectiva Humanista Y Existencial Description FORMATO DEL REPORTE: Portada: en la que se especifique: Nombre de la Universidad, Carrera, Nombre de la clase, Tema de investigación, Nombre del alumno y número de cuenta, Nombre del docente, Número de semana, capítulo en referencia al trabajo, lugar y fecha. Índice de contenido: Insertado por Word, debe ir paginado correctamente. Introducción: Plantear claramente y en forma ordenada el tema a ser abordado y su importancia, Breve descripción de las partes del informe.  Marco teórico: Organizarlo en Capítulos o apartados.  Temas a desarrollar: Constructos principales ¿Cuál es el objetivo principal? Bases que utiliza para evaluar a los pacientes ¿Cómo explica la formación de la conducta patológica? Enfoque para brindar un tratamiento de la conducta desadaptada Conclusión y reflexión: Redactar en forma clara, resaltando resultados positivos, negativos, limitaciones o cuestiones pendientes Click here to ORDER an A++ paper from our Verified MASTERS and DOCTORATE WRITERS: Ceutec Investigación Bibliográfica La Perspectiva Humanista Y Existencial Durante los años veinte y treinta, las escuelas del estructuralismo, el funcionalismo, el conductismo, la psicología de la Gestalt y el psicoanálisis Ceutec Investigación Bibliográfica La Perspectiva Humanista Y Existencial coexistieron. Sin embargo, a mediados del siglo XX, el estructuralismo había desaparecido como escuela, y el funcionalismo y la psicología de la Gestalt habían perdido su distintivo como escuelas siendo absorbidas por otros enfoques. En los años 50 y principios de los 60, solo el conductismo y el psicoanálisis permanecieron como escuelas de pensamiento influyentes e intactas (1). A lo largo de la historia se ha podido constatar cómo la escuela de pensamiento, filosofía o psicología predominante parece estar determinada en gran medida por el Zeitgeist o “espíritu de la época”. El surgimiento de las teorías psicológicas y psicoterapias englobadas dentro de lo que se ha dado en llamar tercera fuerza de la psicología se produce en una época, los años 60 del siglo pasado, turbulenta y convulsa en la que nuevos valores comienzan a surgir. En Estados Unidos se produce un movimiento antibelicista y continuas protestas contra la guerra de Vietnam, la figura de Martin Luther King encabeza el movimiento a favor de los derechos civiles, el movimiento hippie se rebela contra los valores tradicionales de los progenitores y de la nación. En Europa tiene lugar el mayo del 68 y la Primavera de Praga, etc. En una sociedad cambiante como la descrita, muchos consideraron que el conocimiento de las personas proporcionado por el psicoanálisis y el conductismo era incompleto y distorsionado concluyendo que lo que se necesitaba era una nueva visión de la psicología que no destacara ni la importancia de la mente ni la del cuerpo, sino la importancia del espíritu humano. Los modelos agrupados bajo el epígrafe “humanístico-existencial” nacen, como se ha dicho, como alternativa al psicoanálisis y al conductismo y por ello se denomina a este movimiento tercera fuerza de la psicología. Consideran que estas otras dos fuerzas descuidan en gran medida los atributos humanos y señalan que se carece de la información que pudiera ayudar a las personas sanas a estar más sanas, es decir, a alcanzar su mayor potencial. Los psicólogos pertenecientes a este movimiento se muestran críticos contra el psicoanálisis pues lo consideran mecanicista, impersonal, formalista, jerárquico y elitista, y contra el conductismo que definen como excesivamente cientifista, frío y distante (2). Este movimiento es en gran medida una reacción contra la adopción en la psicología clínica del método científico experimental, visto como deshumanizante y despersonalizador ofreciendo como alternativa una nueva visión del hombre aspirante a la autorrealización plena (3). Este movimiento contrasta con la mayoría de otros tipos de psicología porque al contrario que éstos no asume el determinismo a la hora de explicar la conducta humana. Más bien, como veremos con detenimiento más adelante, supone que las personas son libres para elegir su propia clase de existencia. En lugar de atribuir las causas de la conducta a los estímulos, a la genética o a las experiencias tempranas, los psicólogos que adoptan este marco consideran que la causa más importante de la conducta es la realidad subjetiva. Order Now